Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios (Más información) aceptar
×
Menu

¡Lo más vendido!

Información

Fabricantes

Sombrero Panamá: elegancia y estilo en cualquier look

Si se trata de hablar de estilo y elegancia hay que mencionar al famoso sombrero Panamá o sombrero de paja toquilla. Una auténtica pieza autóctona del continente americano que ha enamorado a toda la población mundial. Su clásico color blanco acompañado con una banda negra lo ha posicionado entre los objetivos más caros del globo terráqueo.

Por su sencillez y alta capacidad de combinar con cualquier look, se ha convertido en el toque preferido de hombres y mujeres. Solo basta con tener disposición y buen gusto para tenerlo contigo. Sin embargo, hay un detalle que a primera vista te puede hacer sentir defraudado y es que el sombrero Panamá que hemos venido describiendo no proviene de ese país. Curioso ¿verdad? “Hecho en el Ecuador” reza el estampado que identifica las cajas donde se guardan los sombreros.

Un poco de historia

Un verdadero sombrero Panamá, elaborado con paja y de la mano de artesanos con manos delicadas, se confecciona en Cuenca. Esta ciudad ecuatoriana se encuentra a 2.500 metros sobre el nivel del mar y está incrustada, cual tesoro de la naturaleza, en las montañas del país andino. Estos sombreros se hicieron famosos en el año 1906 cuando el presidente de Estados Unidos, Theodore Rooselvelt, se tomó una foto posando en las excavadoras que abrían el canal de Panamá. De allí su nombre, así que esperamos que ya no se sientan estafados. Desde que comenzó su distribución, el medio de transporte que usaban para hacerlos llegar a las manos de sus fanáticos eran los caballos y los burros. Animales de carga que atravesaban El Cajas, el macizo ecuatoriano de cuatro mil metros de altura, que conecta con la ciudad de Guayaquil. De ahí, terminaban en Panamá, país que le abrió sus puertas al mundo.

¡Francia, querida Francia!

Francia fue uno de los países europeos que ayudó a elevar la popularidad del sombrero. En el año 1849, salieron de Ecuador veinte mil unidades de estas piezas y en 1855 llegaron a París, una de las capitales del mundo. El encargado de esta travesía fue un francés que vivía en Panamá. Después de quedar maravillado con el estilo que imponían los sombreros decidió presentarlo en la Exposición Universal de Paría. Desde ese momento los habitantes de la ciudad quedaron fascinados con aquel elemento de material fino y delicado. Al poco tiempo los parisinos le pusieron el nombre de “tejido de paja”, convirtiéndolo de esta manera en un complemento de absoluta obligatoriedad en el estilo de su vestimenta. Bastó que en Francia se popularizara para que en toda Europa se regara la voz de este hito de la moda clásica.

Un pueblo donde también se tejen los sombreros

Hemos hablado de Cuenca como la ciudad madre de estos sombreros, pero poca información se encuentra de otra localidad que ha fungido como protectora de esta costumbre. Es el pueblo de Pile, una localidad que se encuentra ubicada a unos 10 minutos del Océano Pacífico en la provincia de Manabí y que tiene aproximadamente mil habitantes. En esta tierra crece la paja Toquilla, una de las tantas plantas con la que se tejen los sombreros. Sus pueblerinos defienden a este territorio como la génesis del talento que se ha desbordado con los Panama Hat que luego se desplegó a Cuenca y Montecristi y después en el mundo. Sus artesanos preocupados por el olvido ratifican su hito en la historia de la moda. Es difícil de imaginar que de este pueblo con calles de tierra y con escasas oportunidades de comunicación, nazca el sombrero que imita por su acabado y textura a la seda. Un territorio al margen del Pacífico con tejedores que producen sombreros que se venden por miles de dólares en todo el mercado internacional.

Materiales indispensables para elaborar el sombrero

Para tener uno de esos codiciados sombreros panameños necesitarás básicamente de muy buena disposición. Aunque tengas todos los materiales, quizás nunca consigas que tu propuesta quede igual, por eso es ideal que lo compres y disfrutes de tenerlo contigo. Para su confección los artesanos usan tres técnicas de tejido distintas, lo que hace que cada sombrero sea único. ¿Te parece increíble? Pues, aunque no lo parezca, por su calidad y precisión en el tejido, ningún artesano usa máquina de coser. También, es necesario un tinte natural.

La planta de bellota (Carludovica palmata)

Para un buen sobrero Panamá usar la planta de bellota es lo ideal. Para elaborarlo con la más alta calidad se deben usar los cogollos de esta planta. Se trata de las hojas nuevas y cerradas. El objetivo es conseguir la blancura que caracteriza al sombrero y esto no se puede lograr si se usa la hoja abierta porque ya está madura y con un color difícil de intervenir.

Palma de chonta o chunga (Astrocaryum standleyanum)

Esta es la otra planta que se puede usar para elaborar los sombreros. Las fibras que producen son las más idóneas para su tejido. Crece en las montañas y se caracteriza por tener un tronco repleto de espinas. De su cogollo les podemos decir que son fáciles de manejar. La chonta se diferencia de la bellota por su textura, color y porque tiene un brillo natural muy característico. De ella se genera el color negro, pues al bañar su fibra con tinta chisná se produce un color rojo intenso que después se convierte en negro, cuando la fibra se tiñe con el lodo que se produce en las quebradas.

El junco (Cyperus sp.)

Este es otro material que se usa en las técnicas de tejido. El junco crece en las zonas húmedas, especialmente cerca de las quebradas. Hablar de la confección del sombrero Panamá es hacer referencia a la labor que simboliza a toda una comunidad. Se trata de reconocer el estilo propio que imprime este accesorio en cada persona que lo usa, por lo cual es bien aceptado en cualquier parte del mundo. Cuando alguien lleva el sombrero, además realzar su imagen, inspira a otras personas a portar no solo la moda y el buen gusto, sino también deja en alto el nombre de quienes aportaron su esfuerzo para elaborar esa pieza.

Procesos de confección de los sombreros

No existe un sombrero Panamá que se parezca a otro. Su confección puede tardar días y hasta meses, dependiendo del modelo que se vaya a elaborar. Su artesanía es compleja y amerita todo el enfoque del artesano. Existen tres etapas fundamentales: recolección, confección y el acabado.

1. Recolección: En este momento un grupo de personas recolectan la materia prima y la convierten en fibras o hebras que luego venden a los artesanos o tejedores. Las plantas se dan en zonas húmedas de clima húmedo y tropical que, se encuentran en las costas de Ecuador. Los costeños se dedican a deshilar las plantas. Luego, para que queden blancas la cocinan con azufre. Con la textura ideal, que es cuando están blandas y se pueden manipular la trasladan a Cuenca para distribuírselas a los tejedores.

2. Confección: Una vez que el artesano tiene en sus manos las plantas, se dedican a tejer los sombreros. Según el pedido que tengan elaboran los sombreros en diversos modelos, tamaños y calidades. Una opción para muchos tejedores es venderle el sombrero semiterminado a otros comerciantes.

3. El acabado: En esta etapa un grupo de personas culminan el proceso de confección dándole los toques finales. Con el sombrero semiterminado estos artesanos tienen la posibilidad de crear nuevos modelos. A partir de este momento los venden a ciudades como Montecristi y lo exportan a todo el mundo. En cada fase colabora un grupo de personas que se dedican exclusivamente a su labor. En los casos más comunes son tres los integrantes del grupo, una persona para cada etapa. Lo que sí es cierto es que son pocos los casos en los que solo interviene una sola persona.

Mujeres que lo confeccionan

Si van a Cuenca, Pile o Montecristi podrán ser testigos fieles de las mujeres que hilan cada hebra para elaborar cada sombrero. Se ubican en la puerta de sus casas con una tranquilidad peculiar, propia de la concentración y la paciencia que se debe tener cuando se teje. Quienes las observan, podrán ver en sus caras una sonrisa de oreja a oreja y una distintiva vestimenta. Camisa blanca y falda de un color llamativo, como el rojo, púrpura, verde o amarillo. Lo que no puede faltar nunca, es el sombrero de paja autóctona, la señal distintiva de los creadores y creadoras de estas tierras.

Estilos de sombreros

En el mercado pueden encontrar diversos estilos de estos sombreros. Todos dispuestos para una ocasión particular o con alguna marca que los diferencia entre sí. Sus nombres son llamativos porque no dependen del material sino del objetivo que vaya a cumplir la pieza. Sigan leyendo y se sorprenderán.

El sombrero blanquito: este es el clásico y también se le conoce como sombrero ocueño. No lleva decoración, pero en ocasiones se le pueden ver alguna marca de pinta en el borde del ala.

Sombrero riata: datan de tiempos de antaño cuando las abuelas lo usaban en épocas de duelo. Este sombrero lo combinaban con los vestidos negros de luto.

Sombrero punto cuatro: lo usan los hombres para sus actividades religiosas. Es muy parecido al sombrero de riata pero en su elaboración lleva vueltas de talco.

Sombrero pintado del enamorado o de compromiso: es el típico regalo que un hombre le puede hacer a una mujer para enamorarla. El galán lo manda a hacer con diseños de talco muy variados. Dice la leyenda que mientras más adornos tenga, más amor siente el enamorado.

Sombrero mosquito o pepita de guate: es el típico sombrero que representa las labores que realizan los campesinos en el campo.

Sombrero tumba hombre: aunque el nombre indique que solo lo pueden usar los hombres, también están hechos para las mujeres. Se usan en fiestas y en ocasiones de jolgorio y alegría.

Sombrero colmillado o marsella: este sombrero es herencia de la comunidad francesa en Panamá. La técnica que usan para tejerlo es diferente.

Consejos para mantener en buen estado los sombreros

Los sombreros de paja toquilla requieren de una serie de cuidados para que duren en el tiempo. Con un producto tan delicado como estas piezas exclusivas el objetivo es conservarlos en perfecto estado y alargar su vida de uso. A continuación les diremos como salir airosos de este gran reto.

• En climas secos el sombrero consigue cierta rigidez que lo hace un poco incómodo. Es ideal humedecerlo con el vapor de una plancha o, simplemente dejarlo en el baño mientras toma una ducha. De esta manera, logrará mayor flexibilidad y comodidad.

• En los climas húmedos el sombrero puede humedecerse a tal punto de ganar moho. Recomendamos ubicarlo en los lugares más secos que consigan en están zonas para evitar que la paja se deteriore.

• Para colocarse o retirar el sombrero tómelo por las alas. Evite posar sus manos en la parte superior frontal ya que, es la zona más delicada. En climas secos un contacto inapropiado podría romper las fibras.

• Nunca, por ningún motivo, deje el sombrero en fuentes de calor directo. Por eleefecto lupa las temperaturas elevadas pueden quemar el material. Así que evite colocarlos encima de la calefacción del maletero de su vehículo.

• Si en algún momento, el sombrero se le moja use, en primer lugar, un trapo limpio y seco. Luego déjelo secar a temperatura natural. No use artefactos eléctricos como secadores de cabello, ni radiadores de calefacción.

• Para endurecer el ala y darle forma, utilice una plancha. Coloque un tejido blanco y limpio entre la herramienta y el sombrero para evitar el contacto directo que puede llegar a dañarlo. Use temperatura media.

• Para quitar las machas del sombrero que se pueden generar por el clima, o algún mal contacto utilice un trapo limpio y ligeramente humedecido con espuma de algún jabón suave como el que se utiliza lavar las manos.

Hacia dónde se exporta los sombreros Panamá

Alemania, Australia, China, España, Italia, Japón, Kazajistán, Siria y Turquía son países que se ubican en distintas regiones del mundo pero que cuentan con un elemento que los une: el sombrero Panamá. El 98% de este producto sale de Ecuador para naciones tan lejanas como las que nombramos anteriormente.

Fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2012 por la UNESCO. Su tejido tradicional lo hizo merecedor de este reconocimiento que posiciona a Ecuador entre los países que pertenecen a las listas de esta organización mundial.

En aquel momento el gobierno de la República de Ecuador declaró su orgullo por tal mención. En su declaración declaró el acontecimiento como un hecho de justicia histórica que reivindica a esta nación como el territorio originario de estos sombreros. De esta manera, desecharon las suposiciones que indicaban que el sombrero sí provenía de Panamá.

Ya es posible que el sombrero Panamá deje de estar solo en las películas de Hollywood, como Indiana Jones”, “El Padrino” y “Pretty Woman”. Si está en tus posibilidades, arriésgate a adquirir uno. Su valor es proporcional a la calidad, a la elegancia y al estilo que impondrá cuando corones tu cabeza con esta hermosa pieza. Recuerda que es un producto único, ligero, fresco y que te durará toda la vida.